DECORACIÓN Y DISEÑO

Image

S.A.T. | 8-4-2020

Cocinas

Consejos útiles sobre las últimas tendencias en decoración.

La cocina es uno de los ambientes más importantes de la casa, generalmente denominado “el corazón del hogar”. Incluso en la mas pequeña de ellas, transcurrimos buena parte de nuestra vida cotidiana. Por eso es importante tener en cuenta la organización y la funcionalidad para lograr un espacio cómodo y agradable. Al momento de definir el diseño debemos tener en cuenta, en primer lugar, las dimensiones y las necesidades diarias. De esto dependerá la distribución de los espacios y el tipo y ubicación de los muebles. Para definir el color y el estilo, te proponemos esta guía:

Cocinas pequeñas: Cuando contamos con pequeñas dimensiones, es clave sacarles el máximo provecho. Por ejemplo, se puede optar por puertas corredizas, tanto en la entrada como en los espacios de almacenamiento; reemplazar mesas por barras rebatibles con taburetes; asegurarse un buen sistema de iluminación (si es que no hay ingreso de luz natura)l; aprovechar al máximo las estanterías, repisas y barras con ganchos colgantes. Escoger colores claros para las paredes, destacando elementos (aberturas, gabinetes) con tonalidades oscuras. Este contraste crea un efecto visual que brinda la sensación de mayor espacio.

Nórdico: el leitmotiv de este estilo es lograr un ambiente funcional y moderno, con base en la luminosidad, favoreciendo la sensación de orden y confort. Para conseguirlo, utilizar mobiliario de líneas sencillas, madera en tonos naturales y objetos en materiales como acrílico o cristal. Se pueden incluir cuadros o portarretratos, plantas, artefactos de luz de diseño. Los colores para lograr esta estética son blanco, negro y gris, pueden destacarse pequeños elementos en colores mas vivos.

Clásico: para lograr este tipo de ambientación los elementos imprescindibles serán muebles de madera con molduras y tiradores, una gran mesa o isla central, mesadas de mármol o granito, especieros y utensillos a la vista, pisos de damero… Para las paredes optar por blanco, beige, crema, o colores mas arriesgados, en sus tonos mas apagados: verde musgo, azul grisáceo, mostaza.

Rústico: remite a la sensación de comodidad, calidez y sencillez de las casas de campo. Abundancia de elementos naturales como la madera, tanto en el piso como en mobiliario e incluso en el techo. También puede incorporarse piedra, en mesadas o incluso una sección de pared. Los muebles destacan por su aspecto robusto o envejecido. Las tonalidades ideales para pintar este tipo de cocinas y lograr un ambiente cálido son, por ejemplo, el rojo, bordo, mostaza, maíz…

Industrial: Un detalle distintivo es la utilización de materiales resistentes y duraderos, abundancia de elementos metálicos, grandes campanas extractoras, cocinas y heladeras de acero, artefactos de iluminación colgantes. Puede haber paredes de ladrillo u hormigón a la vista (aconsejamos que no sea donde se ubica el artefacto cocina, ya que la grasitud dificultará el mantenimiento), pisos de microcemento. Para lograr la ambientación de este estilo, pintamos las paredes en tonos neutros como gris, negro o blanco. El toque de color se añade en pequeños elementos en tonos vibrantes, por ejemplo taburetes en rojo, amarillo o azul.

Romántica: se caracterizan por la claridad y calidez, para lo cual debemos asegurarnos un buen ingreso de luz natural. Incorporar estampados florales en textiles (manteles, cortinas, tapizados de sillas); elementos decorativos de mimbre (canastos, cajones, bandejas); piezas de hierro forjado (como mesas auxiliares o estanterías); muebles de segunda mano, con efecto degastados y detalles de relieves, tiradores de cerámica o metal envejecido; repisas con vajilla vintage a la vista, como ser frascos, juegos de té y jarrones. El color elegido de la pintura es clave para lograr el clima romántico, aplicando colores pastel en la pared y tonos muy claros en el mobiliario.

*/